Carta de P. Geary, 10-10-2021 – Español

Estimados feligreses de la Parroquia de Santiago Apóstol:  

¡Alabado sea Jesucristo! 

La oración, en su forma más básica, es pedir cosas buenas a Dios.  La oración es una conversación entre el hombre y Dios.  Debido a que la diferencia entre Dios y el hombre es infinita, se requiere humildad para acercarse a Dios correctamente.  Dios, en Su humildad, realmente escucha nuestras oraciones y desea responderlas por Su amor por nosotros. 

El hombre en el Evangelio de hoy corrió hacia Dios (Jesús) y se arrodilló ante Él y comenzó una conversación con Jesús.  Esto es oración.  El hombre le hizo una pregunta a Jesús y luego Jesús le hizo una pregunta.  A medida que hablaban, su conversación se hizo aún más profunda.  Jesús llamó al hombre a la grandeza, pero el hombre dejó a Jesús porque tenía muchas posesiones.  Jesús quería que el hombre lo siguiera, pero el hombre se alejó triste de Jesús.  El hombre no obtuvo la respuesta que quería de Dios. 

Hablen con Jesús.  Vayan a un lugar donde puedan estar a solas con Dios.  Oren por sabiduría.  Estén abiertos.  Dejen que Él les hable.  Él los mirará y los amará.  Él los atraerá a la grandeza.  Él quiere que lo sigan.  Digan que sí. 

Qué Dios los bendiga 

P. Geary 

Published by St. James, Belvidere

Saint James Catholic Church, Belvidere, IL