Carta de P. Geary, 7-26-2020 – Español

Estimados feligreses de la Parroquia de Santiago Apóstol :

                ¡Alabado sea Jesucristo!

                Cuando nuestra Santísima Madre apareció en Fátima, Portugal, era el año 1917. En el mismo año los comunistas, inspirados por la filosofía de Karl Marx, derrocaron al gobierno cristiano de Rusia e impusieron su mal sistema de gobierno que se convirtió en la Unión Soviética. La Virgen advirtió que si no se hiciera caso a su mensaje de oración y penitencia, Rusia difundiría sus errores en todas partes del mundo causando un gran sufrimiento.

Los disturbios civiles que estamos experimentando en nuestro país se pueden rastrear a esa misma ideología marxista.  Uno de los fundadores de Black Lives Matter concedió que su organización es marxista. Su propio página web afirma que “interrumpen la estructura de la familia nuclear ordenada por el Occidente” y quieren “liberarse del pensamiento heteronormativo”. Al igual que los soviéticos que fueron guiados por el marxismo, Black Lives Matter busca enfrentar las clases entre sí, lo que implica una opresión sistémica de la cual su organización garantiza la liberación. Los medios para la liberación son la revolución de un sistema cultural basado en la familia tradicional, el capitalismo, la libertad religiosa y el mérito.

Por supuesto que las vidas negras importan.  Si uno pensara que no, con razón sería etiquetado como racista.  Pero lo que la organización pretende cambiar es la idea de la familia tal como fue instituida por Dios. Otro ejemplo de engaño a través de un eslogan es el movimiento por los derechos del aborto que utiliza el lema: “pro-elección”.  ¿Quién no apoyaría el libre albedrio al tomar decisiones? Nadie. Sin embargo, debajo de la pretensión de libertad sobrentendida en ser “pro-elección” se encuentra una infraestructura asesina de matadores a sueldo que matan a bebés por dinero. Miren más profundo. No se dejen engañar. Algunas organizaciones juegan con nuestra simpatía para alimentar su malvada agenda.

Lo que subyace a estos eslóganes son organizaciones inicuas que buscan derrocar una sociedad basada en los principios revelados por Dios Todopoderoso. En todos los países donde el comunismo (que es ateo) se estableció desastre ha resultado: La Unión Soviética, China, Corea del Norte, Cuba y Venezuela. Cada gobierno comunista prometió educación gratuita, atención médica gratuita, igualdad y riqueza compartida. Lo que resultó del comunismo fue asesinato en masa, pobreza, deificación del gobierno y represión religiosa.

El sistema de gobierno de los Estados Unidos, imperfecto como es, busca preservar y promover los derechos inalienables que Dios todopoderoso nos da. La libertad de religión, la libertad de expresión, la responsabilidad personal, la propiedad privada y los controles y equilibrios políticos permiten a nuestra ciudadanía ejercer sus derechos dados por Dios. Tenemos que estar atentos para preservar nuestras libertades dadas por Dios, no para abolirlas.  Estén en guardia cuando escuchen eslóganes como “igualdad” o “justicia económica” cuando se unen a una ideología que busca reemplazar los principios cristianos para llevar a cabo sus malos designios.

Que Dios los bendiga

P. Geary

Published by St. James, Belvidere

Saint James Catholic Church, Belvidere, IL